hoyBlog
todo lo que se mueve en hoy-voy

Descubre las últimas novedades

de la autoescuela

Me he equivocado de combustible, ¿QUÉ HAGO?

Me he equivocado de combustible, ¿QUÉ HAGO?

Noticia publicada el abril 8, 2021


Shhh, ¡respira! Si te has equivocado de combustible te relajará saber que es más común de lo que nos podemos llegar a imaginar. Y es que aunque durante tus prácticas te encuentres el depósito lleno, este no aparece por arte de magia y algún día, (seguro que más pronto que tarde ;), te tocará acercarte a la gasolinera y ponerte frente a esa maquinita por ti mismx.

¡Y mira que nos lo ponen fácil! Hay pegatinas por todas partes que nos indican el tipo de combustible y la boca de llenado de los depósitos de gasolina es menos gruesa, lo que dificulta que repostes con diésel. Todo para que no nos confundamos. Aún así, a todxs nos puede pasar en un momento u otro: prisas, distracciones… Y no worries, no es una cosa que sólo pertenezca a los noveles, hasta conductores con mucha experiencia han caído.

Eso sí, las consecuencias pueden ser costosas. Así que, atentx a cómo se debe actuar en estos casos para evitar aún más daños.

Y ahora, ¿qué hago? HELP!

Antes de nada, ¡calma!, que no cunda el pánico porque hay solución.

Si todavía estás en la gasolinera, sobre todo, ¡no enciendas el coche! Es el mayor error, ya que una vez enciendes el motor, el combustible empieza a circular y ahí es donde aparecen los primeros daños en el vehículo. Avisa al personal para que cierren el surtidor donde te encuentras.

Contacta con tu servicio de asistencia en carretera para que sean ellos quienes procedan a hacer el vaciado porque ¡ojo, ‘no lo intenten en sus casas’! No quieras ser tú quien lo vacíe, déjaselo a los profesionales y evitarás aún más daños indeseables. El coche será trasladado con una grúa a un mecánico, que con las medidas de seguridad necesarias, vaciará y limpiará el depósito. También valorará si hay piezas dañadas y si es necesario sustituirlas.

Si te has dado cuenta una vez ya estás circulando, habrás notado cómo tu coche no acelera, da tirones o, incluso, no se vuelve a encender. ¡No lo fuerces! Párate en un sitio seguro y, como en el caso anterior, llama a tu servicio de asistencia en carretera para que lo trasladen a un taller.

Ten en cuenta, que el coste de la reparación irá aumentando a medida que lo utilizas -si es que el coche te lo ha permitido-. Así que evita acercarte por ti mismx al mecánico, por más cerca que esté, para evitar costes de grúa. Te acabará saliendo caro, caro, caro…

En definitiva, antes de nada, no te agobies con la situación. Es un error que, por absurdo que pueda parecer, es muy común. Cuida tu vehículo al máximo para que tenga una vida duradera y sigue los consejos hoy-voy.

Al volante y en la gasolinera, ¡concentración! ;)